Los chicos de Cupertino lanzaron a mediados de diciembre iOS 12.5, una actualización para que los iPhone más antiguos (anteriores al iPhone 6s) pudieran hacer uso del nuevo sistema de notificaciones por exposición al coronavirus que tanto Google como Apple habían introducido meses atrás en sus sistemas operativos.

Llama la atención que Apple tardara tanto tiempo en lanzar esta actualización para los modelos más antiguos de iPhone, ya que siempre se ha caracterizado por cuidas al máximo este aspecto. Google, añadió esta sistema de notificaciones de exposición en todos los Android de forma conjunta a través de una actualización de los servicios de Google, por lo que desde hace meses, está disponible en terminales gestionados por Android 6 en adelante.

Concretamente, los modelos de iPhone y iPad que puede instalar esta nueva actualización son:

  • iPad Air
  • iPad mini 2
  • iPad mini 3
  • iPhone 5s
  • iPhone 6
  • iPhone 6 Plus
  • iPod touch 6ª generación.

En las notas del lanzamiento, Apple afirma que se ha corregido un problema por el cual las notificaciones de exposición mostraban incorrectamente el lenguaje del perfil de registro.

¿Se utilizan las notificaciones de exposición?

En España el uso de la aplicación es prácticamente nulo. Y no porque no funcione, sino porque muchos son los usuarios que al dar positivo en coronavirus, tenían que introducir un código, código que tardaban días en conseguir, siempre y cuando lo consiguieran.

A eso, tenemos que sumar las típicas teorías de la conspiración en la que se afirma que a través de la aplicación el gobierno de turno podía saber en todo momento donde nos encontramos.

A estas teorías, tenemos que sumar que el gobierno no ha hecho ninguna campaña de información sobre el funcionamiento de la aplicación y de paso, desmentir estas teorías. Una oportunidad perdida, al menos en España.