Hasta la fecha y exceptuando el más que posible problema de escasez de materias primeras relacionado con el Apple Watch Series 7, la compañía de Cupertino está sorteando de una forma muy digna esta escasez en la mayoría de sus productos.

En este caso el conocido analista Ming-Chi Kuo que explicaba hace unas horas en su análisis de este año la posible llegada de un nuevo MacBook Air a las líneas de producción para pasado el verano en 2022, también augura una mayor escasez para la producción de estos Mac, en este caso dice que la producción se reduciría aproximadamente un 15% durante la primera mitad del año que viene.

La escasez de componentes entre otros problemas

Sin lugar a duda los procesadores de Apple no se escapan de esta escasez que afecta a todos los fabricantes. Además de esta escasez posiblemente los clientes de Apple mantengan sus equipos con procesador M1 durante un año más como mínimo y sumado a los cambios de habito de trabajo (menos teletrabajo tras el impulso en la época COVID) provocarán también una menor demanda de nuevos equipos.

Todo esto hace pensar a Kuo, que la compañía de Cupertino tendrá menos stock de producto disponible y las cadenas de producción ralentizarían su ritmo de fabricación. Lo cierto es que la acogida que han tenido los MacBook con los nuevos procesadores M1 sin duda fue excelente. Muchos usuarios ahora mismo siguen sin plantearse un cambio a corto plazo y aquellos que quieren hacerlo es posible que se esperen al lanzamiento de los nuevos MacBook Pro de 14 y 16 pulgadas. Estos equipos llegarían supuestamente este mismo año, veremos a ver que acaba sucediendo…