La Gran Mancha Roja de Júpiter está girando más rápido

La Gran Mancha Roja de Júpiter está girando más rápido


Así se veía Júpiter el 25 de agosto de 2020.

El telescopio espacial Hubble de la NASA siempre está vigilando la Gran Mancha Roja de Júpiter, un sistema de tormentas de 16.000 kilómetros de ancho que ha estado girando durante al menos 190 años y posiblemente mucho más. Los datos recientes del telescopio indican que los vientos exteriores del lugar se han acelerado en la última década.

La tormenta tiene un “carril exterior” y un “carril interior” de vientos, los cuales giran en sentido antihorario. Si bien el carril exterior se ha acelerado recientemente, los vientos más cercanos al centro del lugar se movían mucho más lento en 2020 que en 2009. La investigación que explora estas tendencias del viento se publicó en agosto en Astrophysical Journal Letters.

“Dado que no tenemos un avión cazador de tormentas en Júpiter, no podemos medir continuamente los vientos en el sitio”, dijo Amy Simon, científica planetaria del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, en un comunicado de prensa de la NASA. “Hubble es el único telescopio que tiene el tipo de cobertura temporal y resolución espacial que puede capturar los vientos de Júpiter con este detalle”.

El aumento en la velocidad del viento fue constante: alrededor de un cambio de 3,2 kilómetros por hora por cada año terrestre de 2009 a 2020. Es gracias a que el equipo tenía 11 años de datos del Hubble, y que Hubble puede ver Júpiter con tal precisión, que han podido determinar la tendencia. Los vientos soplan a alrededor de 640 kilómetros por hora, un poco mas lento que la velocidad de crucero de un avión comercial.

Los vientos en sentido antihorario de la Gran Mancha Roja de Júpiter, mostrados en luz visible (izquierda) y en un mapa de velocidad (derecha).

Aunque Júpiter parece sereno en las imágenes, como si fuera una enorme canica en el espacio, el planeta es una bola de gas turbia que se mueve constantemente. El año pasado, apareció una mancha completamente nuevo en el planeta. Y a pesar de toda su fama, incluso la Gran Mancha Roja es un enigma; nuestros instrumentos modernos no pueden sondear gran parte de la tormenta además de lo que sucede en la superficie.

“El Hubble no puede ver muy bien el fondo de la tormenta. Cualquier cosa debajo de las cimas de las nubes es invisible en los datos”, dijo Michael Wong, científico planetario especializado en atmósferas en la Universidad de California en Berkeley, y autor principal del artículo, en el mismo comunicado. Wong agregó que la tendencia reciente es “un dato interesante que puede ayudarnos a comprender qué alimenta la Gran Mancha Roja y cómo mantiene la energía”.

La Gran Mancha Roja, vista por la sonda Voyager 1 en 1979.

Los científicos planetarios saben varias cosas sobre esta mancha. Tiene una estructura escalonada en la que las nubes más altas de la tormenta están hacia el centro y los bordes exteriores de la tormenta son más profundos en el planeta. La tormenta se está volviendo lentamente más circular en comparación con el óvalo que ha sido durante mucho tiempo.

La tormenta se ha observado durante casi 200 años, tal vez incluso 350 años, ya que es difícil decir si los lugares descritos por astrónomos anteriores eran iguales a la Gran Mancha Roja, pero es probable que se requiera más tiempo y mejores instrumentos para indagar más en el tempestuoso misterio en el corazón de Júpiter.

Lo más vendido de Tecnología

Bestseller No. 1
Tecnología Natural
  • Amazon Prime Video (Video on Demand)
  • Steve Nicholls (Director)
RebajasBestseller No. 2
Bestseller No. 4
El proyecto colibrí
  • Amazon Prime Video (Video on Demand)
  • Jesse Eisemberg, Alexander Skarsgard, Salma Hayek (Actors)
  • Kim Nguyen (Director)

Fuente original