Cuando uno ve una imagen como la del inicio de este artículo piensa de manera inmediata en un coche. Sin embargo hay quién piensa que el Apple car es probable que venga sin volante. La pregunta que surge de manera casi inmediata es ¿Quién conduce?. La respuesta es sencilla y a la vez complicada: El propio coche. Se espera, según nuevos informes/rumores que sea totalmente autónomo.

Nuevo informes o nuevos rumores indican que es muy probable que el próximo coche realizado por Apple sea completamente autónomo. Por esa razón es muy fácil que te lo vendan sin volante. Estas nuevas informaciones provienen de analista de Morgan Stanley Auto & Shared Mobility, Adam Jones. Él  compartió algunas ideas sobre las implicaciones de la entrada de Apple en el mercado automovilístico y entre ellas se menciona la posibilidad del carácter totalmente autónomo del coche.

Nos cuesta imaginar a Apple entrando en el mercado automotriz con un diseño de vehículo que implica la intervención humana en el proceso de conducción. Es un concepto nuestro, pero un coche de Apple con un volante es como un iPhone con botones físicos y un cable de goma enrollado conectado a una pared. Si tenemos razón, entonces esto realmente podría impulsar la apreciación de los inversores.

No sabemos si estas afirmaciones son fruto de un estudio concienzudo o solamente es una forma de llamar la atención. Se me ocurren mil razones de por qué la existencia de volante debe ser necesaria. El conductor debe tener un margen de maniobra para poder hacerse con el control del vehículo en caso de necesidad. Aunque es cierto que Apple es capaz de lanzar estas novedades y quedarse como si nada. Luego lanzarían el Apple Car 2.0 en el que se incluiría el volante. Incluso puede ser considerado como un accesorio o como el enchufe de los nuevos dispositivos.